Category Archives: Para leer, ver, escuchar

Los cuidados y las personas mayores, en el IES Américo Castro

Como contábamos en el anterior post, los institutos y todas las personas que los habitan, tienen un potencial enorme en la transformación social, y para ello, hay que abrir los centros a la realidad y e invitarla a entrar en su integridad, con sus defectos y sus bondades.

Esto es lo que ocurrió ayer en el Salón de Actos del IES Américo Castro de Huétor Tajar. De la mano de profesoras comprometidas como Cristina Martínez Sopena y María del Mar Enríquez Morales, y con la colaboración de la ONGD Economistas sin Fronteras con May Adamuz y Nicolás Mentech, se organizó una mesa redonda de personas protagonistas para contar a tres clases de bachillerato cómo es la vida de las personas mayores, los servicios que se encuentran a su disposición, sus principales carencias y los retos a los que se enfrentan en la actualidad.

La mesa la componían Priscila Serrano, asistente social del Ayuntamiento, Carmen Gálvez, directora de la Residencia Santa Isabel de Huétor Tajar, Eladia Rodríguez, residente, Jaqueline Loayza, de la Asociación Sociocultural NOSOTRAS por los Cuidados y el Empleo de Hogar, y Jacinta Rodríguez y Armando González, de Stop Desahucios.

IMG_20170207_104758

La residencia entró en la vida del instituto de la mano de Pilar y Eladia. Pilar, dejó patente la importancia de escuchar a las personas mayores y contar con ellas y ellos para organizar las actividades, de manera que respondan a sus demandas y gustos. Así, por ejemplo, ofrecen una dieta que les guste y son muy flexibles en los horarios de visitas, para que se sientan como en casa. Pilar aprovechó para señalar un aspecto común al que se enfrentan tanto las personas mayores como la adolescencia: los estereotipos. Interesante esta apreciación para desarrollar la empatía entre ambos y trabajar por desmontar determinadas creencias aún presentes en el imaginario colectivo.

IMG_20170207_104725

Eladia, quien ocupaba el centro de la mesa, provocó la empatía de la adolescencia allí presente con tan solo su calmada presencia y su mirada pizpireta. Ella, además de residente, juega un papel activo en la organización de la vida en el centro y señaló como colabora con diversas gestiones y promueve actividades.

A continuación, el salón de actos se centró en Jaqueline, migrante boliviana y trabajadora de hogar desde hace diez años, tiempo que reside en España. Jaqueline, puso sobre la mesa las necesidades afectivas que presentan las personas mayores y que ella ha identificado a lo largo de su experiencia laboral. Ante la pregunta de una profesora, contó como en Bolivia, el cuidado de las mayores sigue siendo prioridad para la familia, si bien se está perdiendo, en parte por todas las hijas migradas a otro país que ahora cuidan de personas extrañas. Con su testimonio, dejó patente la necesidad de cuidar a las personas mayores, pero también dio a conocer la situación de muchas mujeres bolivianas y de todo lo que nos queda por avanzar para llegar a una corresponsabilidad en los trabajos de cuidados. Tal, como nos sugiere esta frase: “la abuela que cuida al hijo de la madre que migró para cuidar a la hija de la madre que salió a trabajar, ¡está cansada!”

De las necesidades, pasamos al actual reto al que se enfrentan, hoy día, muchas personas mayores. Jacinta y Armando fueron claros: “las principales afectadas por los desahucios son las personas mayores”. Mayores que avalan a sus hij@s para la compra de un piso, hij@s que pierden su empleo y no pueden pagar la hipoteca y mayores que de nuevo les ayudan con su pensión…hasta que no pueden hacerlo porque se la embargan. Los embargan por ayudar a sus hijas e hijos. Jacinta, que pertenece al grupo de suministros del colectivo y Armando, jubilado activo, al igual que su mujer, Mari Reyes Puertollano, sentada entre el público, pusieron el punto reivindicativo a la mesa, señalando como las políticas públicas no cuidan servicios tan básicos como el acceso a la vivienda y a los suministros básicos. Y como son las personas que pertenecen a colectivos como Stop Desahucios (jóvenes y mayores) quienes se encargan de negociar y encontrar soluciones para quienes tanto sufren.

Cerró la mesa Priscila, quien mostró la buena relación de los servicios sociales con la residencia y con el instituto, ya que aún tienen en el recuerdo la actividad realizada con la clase de filosofía “La cápsula del tiempo” y que señaló, estaría encantada de repetir. Asimismo, invitó al público a formar un grupo de voluntariado para cubrir las necesidades afectivas que habían salido en la mesa y para fomentar la relación con las personas mayores, de quienes tenemos mucho que aprender.

El sonido de la sirena dio por finalizado el encuentro, pero aquí no acabó todo. Porque los cuidados, con estas y otras actividades, están sumergiéndose en la vida de nuestros adolescentes de manera que puedan promover mejores maneras de relacionarnos y de cuidarnos. Por lo pronto, nació un grupo de voluntariado para la residencia de mayores.

 

 

 

Qué aprende la juventud en los institutos

Muchas docentes nos preguntamos si lo que trabajamos en clase ayuda a nuestra chavalada a desenvolverse en la vida, a entender el mundo en su globalidad y a ser buenas personas. A veces, entre tanto papeleo, reuniones o editoriales desconectadas de la realidad, se nos olvida nuestro potencial en las aulas.

¿Dé qué sirve que aprendan las perífrasis verbales si luego no son capaces de hacer una disertación ante un determinado público? ¿De qué sirve conocer la historia si no generamos espacios de reflexión con respecto a la misma? ¿Dé que les sirven tantos contenidos si nos los conectamos con su realidad?

La falta de un área curricular que destine tiempo y recursos a la equidad de género, al desarrollo sostenible o a los derechos humanos, hace que estos contenidos queden a merced de la capacidad y esfuerzo del profesorado…y del centro.

Asimismo, muchas ONGDs son aliadas en este camino y, con sus conocimientos y experiencia en los movimientos sociales, son agentes activos en los espacios educativos formales. El objetivo: formad a jóvenes con actitud crítica y creativa, capaces de resolver los grandes problemas de la actualidad. Despertar el deseo de aprender para cambiar el mundo.

 

 

mafalda

 

 

 

El azul, el rosa y la violencia machista

¿Te has preguntado alguna vez porque los hombres matan a las mujeres? ¿Te has preguntado cómo es posible que esto ocurra?

Quizás has empezado a buscar razones que justifiquen esta masacre y quizás has creído encontrarlas. La prensa cuenta: era su ex, estaban casad@s, recientemente ella había roto con él, ella volvía de noche a casa, ella vivía sola…y así, hasta el siguiente asesinato, y el siguiente, y el siguiente.

Pero, ¿cómo es posible que esto ocurra hoy día? Se preguntaba indignado un adolescente de 15 años, con la visita a su instituto de una superviviente de violencia machista que no llegaba a los veinte años.

¿Pero cómo es posible que aún no se sepa por qué ocurre? Nos preguntamos nosotras. Y en un ejercicio de análisis y responsabilidad, recordamos que la violencia machista es hija de una sociedad que la alimenta. Y la alimenta desde muchos espacios de socialización:

  • Con chistes sexistas en la calle, en los bares, en los institutos… y en los grupos de wassap, fundamentalmente, en los de chicos. Grupos, por otro lado, repletos de videos, imágenes y contenidos despectivos sobre la vulva y los pechos de las mujeres.
  • Con publicidad repleta de cuerpos de mujeres y niñas desnudos, semidesnudos y sexualizados para anunciar cualquier cosa.
  • Con libros de texto plagados de hombres importantes en la historia pero no tanto de mujeres, una proporción 80/20.
  • Con puestos de dirección repletos de hombres pero no tanto de mujeres.
  • Con trabajos de cuidados infravalorados y repletos de mujeres, pero no tanto de hombres.
  • Con casas llenitas de faenas por hacer (cocinar, limpiar, organizar, críar…) que hacen las mujeres, pero no tanto los hombres.
  • Con empresas privadas que pagan a los hombres más por ser hombres, y a las mujeres menos, por ser mujeres.
  • Con empresas privadas que seleccionan antes a los hombres, por ser hombres, que a las mujeres, por ser mujeres.

¿Y todo este alimento, quien lo produce?

En estas fechas, te diría que mires en el buzón de tu casa. Si si, en el buzón de tu casa. Rebusca, rebusca, y coge un librito de papel.

¿El azul y rosa?

Ese, ese.

¿Pero si es el catálogo de juguetes?

Así es. Pero además es el libro que le dice a la infancia que tienen que hacer para convertirse en un hombre o en una mujer.

 

ni-una-menos-roles

Verás, desde bebés, se espera de las niñas que les guste el rosa y todo lo relacionado con los cuidados (hacer tareas de casa, cuidar de la familia…). Y de los chicos, se espera que les gusten el azul y todo lo relacionado con la acción, al margen de los cuidados. Cuando cumplen tres años, los chicos ya tienen interiorizado que el rosa es cosa de chicas y te lo dicen con la cara arrugada. Porque las cosas de chicas ya empiezan a estar mal vistas por los chicos.  El rosa, jugar a los bebés, o a las casitas, ya empieza a infravalorarse desde bien pequeñ@s.

Después, con la lista de alimentos, los roles de chicos y chicos se intensifican, pero lo que más se intensifica es la infra valoración de toda las tareas de cuidados que se suponen son cosas de chicas.

Pero los roles también se rompen. Hoy días las chicas también trabajan fuera de casa.

Si si, los roles, afortunadamente, se rompen. Sobre todo los de las chicas. Dejan el rosa y buscan la acción fuera de los cuidados, pero como los cuidados son la base de todo, y alguien lo tiene que hacer…

¿Los chicos?

Mmm….

Vale, y en este punto, que ya es un rollo y, reconozco, muy injusto. ¿Cómo se llega a la violencia física? Porque digo yo que hacer un chiste de mal gusto y odiar las tareas del hogar ¿no me lleva a querer matar a una persona?

Quizás el recorrido es más corto de lo que crees. Piensa qué puede ocurrir cuando desde tantos espacios se deshumaniza y se humilla a las mujeres. Cuando se las intenta relegar a una posición inferior. Piensa cómo tiene que ser para ellas desenvolverse en una sociedad así. Piensa qué ocurre cuando sacan los pies del tiesto.

Y ahora piensa ¿Cómo te sientes tú con respecto a ellas? ¿Cómo se sienten ellas?

Si aún no lo ves, te invito a que leas de nuevo el artículo y te detengas por los alimentos que hemos nombrado. Piensa en los chistes que te hacen gracia, o incluso en los que tú haces. Piensa en cómo se trata a las mujeres desde los hogares, los institutos, y los medios de comunicación y cuál es tu papel en ese trato, incluso sin ser (hasta ahora) muy consciente.

Ahora, baja al buzón y coge el siguiente catálogo de juguetes.

 

Y ¿qué puedes hacer tú?

He aquí un ejemplo de como organizarse ante las injusticias. Seguro que much@s habéis oído hablar de esta noticia que os presentamos a continuación. En un instituto cualquiera, en una ciudad cualquiera y en un día cualquiera un grupo de estudiantes se cuestionan a si mism@s y la realidad a la que se enfrentan. Jóvenes que no quieren límites de género en su forma de ser y vestir. Y que se organizan para expresar sus derechos.

Nos os perdáis esta historia tan cotidiana y tan cercana. Para conocerl@s, pinchad en el siguiente enlace

Imagen de Feminista Ilustrada

Imagen de Feminista Ilustrada

Y si empezamos por no comprar ahí

Cada vez nos resulta mas cercana la realidad que viven muchas trabajadoras y trabajadores de la industria textil. Grandes firmas, muchas españolas, ha sido acusadas de vulnerar los derechos laborales en sus cadenas de producción.

Este tipo de noticias, conocidas por sacarnos las vergüenzas, se camuflan pronto entre la gran masa informativa que día a día nos llega desde los diversos medios de comunicación.

Por ello, os dejamos un artículo de Jose. A. Pérez Ledo, en la Zona Crítica del Diario.es, que nos invita a la reflexión y a repensar nuestro papel como agentes de cambio por un mundo mejor.

Pincha aquí para leerlo.cuestionandonos

 

 

Anuncios que reproducen estereotipos machistas

Todavía hoy vemos atónitas como algunas empresas publicitarias tiran de modelos que perpetúan los roles tradicionalmente asignados a cada género, reproduciendo estereotipos machistas con las que muchas personas ya no nos sentimos identificadas.

Algunos de estos estereotipos consisten en mostrar a las mujeres como seres incapaces de dominar sus emociones o de conducir un coche. Estas representaciones, además de exponer modelos absolutamente alejados de la realidad, promueven la inferioridad o ridiculización de las mujeres.

En este caso, la sección de micromachismos del diario.es nos muestra un par de anuncios que nos recuerdan que otra publicidad es necesaria. Ver enlace0lsl

 

 

Las instituciones como herramienta para avanzar hacia una Economía Social y Solidaria

Participar y promover  una economía local, colaborativa y respetuosa es cada vez más común. No es nueva y aunque, amenazada, siempre ha estado ahí, Las buenas noticias son que cada vez hay mas personas conscientes de que para que haya un reparto equitativo de los recursos debemos alejarnos de valores individualistas y con un desmesurado afán de lucro.

Y como toda demanda ciudadana, ésta acaba convirtiéndose en espacio de reflexión y, en esta ocasión, de acción en las instituciones. Nos lo cuenta en el siguiente artículo Victoria Molinero, del Área de Economía Social y Solidaria de Economistas sin Fronteras. Ver enlace

markgraf-768x512

París indignada ante la nueva ley del trabajo

Desde hace mes y medio estamos viendo la indignación y lucha de una gran parte de la sociedad francesa ante la reforma de la ley del trabajo planteada por el gobierno francés.

¿Qué consecuencias tiene esta ley si nos ponemos las gafas de género? ¿Qué propuestas se realizan desde los movimientos feministas? Y ¿cómo está siendo la participación de las mujeres en este movimiento social, la Nuit Debout?

La antropóloga francesa Hélène Nicolas nos lo explica en la entrevista que le realiza Pikara Magazine. Lee el artículo en este ENLACE.

conferencia-feminismo-nuit-debout

Ya están disponibles en la web los 5 cortos ganadores

Después de una gala llena de emociones, donde estuvimos casi 350 personas conociendo de primera mano la experiencia y opiniones de los grupos ganadores, ya podemos ver y difundir los cortometrajes. Pincha en los siguientes enlaces:

La verdad oculta: premio al mejor guion y mención especial por su lucha contra la brecha salarial entre mujeres y hombres.

Otro punto de vista: premio a la mejor actriz y mención especial por su reconocimiento al trabajo de las empleadas de hogar.

Amor de madre: premio (compartido) a los mejores actores, premio al mejor trabajo en equipo e implicación, y mención especial por su impulso a la corresponsabilidad en el hogar.

Los ladrillos de María: premio al mensaje más transformador y mención especial por su crítica a la irresponsabilidad del gobierno y a la falta de implicación de la sociedad en impulsar la economía de los cuidados y la equidad de género.

Supernormal: premio a la mejor producción, premio al mejor cortometraje y mención especial por su apuesta por mostrar que las diferentes actividades y trabajos no tienen género.

Todos ellos serán una excelente herramienta para seguir generando debate y promoviendo cambios en nuestra sociedad en torno a la economía de los cuidados.

20 de Mayo, estamos de Gala

El próximo viernes 20 de Mayo celebramos la Gala final del concurso Cuidados, cámara, acción, donde se visionarán por primera vez los cinco cortometrajes ganadores, escritos, grabados y producidos por los grupos de estudiantes de secundaria seleccionados.

Gobiernos que recortan derechos, mujeres que encuentran barreras en el mercado laboral y en el hogar, adolescentes absortos en sus móviles… Historias que han sido premiadas con la oportunidad de ser llevadas a la “gran pantalla” -para lo que han contando con el apoyo de la escuela de cine NexoAV- y que, teniendo identidad propia, comparten mirada crítica, creatividad y capacidad de visibilizar la importancia de la economía de los cuidados tanto para sostener nuestra sociedad como para transformar la economía y el desarrollo a nivel global.

Toda la información sobre la gala (el programa, los premios, el jurado, los grupos…) pinchando en la siguiente entrada:

EntradaCine

Síguenos en las redes sociales (@EsFAndalucia, cambia_de_canal) bajo el HT #GalaCuidados